APLICACIÓN DE LA LEY DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR A LOS MÉDICOS


La ley de defensa del consumidor nro. 24240 en la segunda parte del artículo 2 dice que “No están comprendidos en esta ley los servicios de profesionales liberales que requieran para su ejercicio título universitario y matrícula otorgada por colegios profesionales reconocidos oficialmente o autoridad facultada para ello, pero sí la publicidad que se haga de su ofrecimiento. Ante la presentación de denuncias, que no se vincularen con la publicidad de los servicios, presentadas por los usuarios y consumidores, la autoridad de aplicación de esta ley informará al denunciante sobre el ente que controle la respectiva matrícula a los efectos de su tramitación”.

No obstante, cuando un profesional actúa bajo dependencia técnica y funcional de un centro médico-asistencial o sistema de medicina prepaga, le es aplicable la ley mencionada, dado que son estas organizaciones las que asumen el riesgo cuando prestan sus servicios a un afiliado.
Por lo tanto, la exclusión que hace el artículo 2 segundo párrafo, de los servicios de profesionales liberales, es para aquellos profesionales que en forma directa sean ofertantes de sus servicios, pero no cuando recibe la atención médica en el marco de la cobertura de salud de la organización médico asistencial.
Para que opere la exención, tiene que ser el médico el oferente directo de sus servicios profesionales y que asumen el riesgo en función de ese ejercicio profesional. Pero si lo hace como integrante de un equipo de profesionales de una organización médico asistencial, es a esta aplicable la ley 24.240 y todo el sistema de responsabilidad solidaria del art. 40 de dicha ley.
En efecto, corresponde la aplicación del artículo 40 de la LDC, por el daño que sufra un paciente por el vicio de la prestación del servicio médico asistencial que haya recibido. 
Las organizaciones médico-asistenciales prestan sus servicios a través de personas físicas como por ejemplo médicos y enfermeras, que necesariamente deben tener subordinación técnico profesional con la dirección médica del hospital. 
Según la jurisprudencia: “La prestación que cumple el facultativo constituye, en realidad, la ejecución de la obligación principal a cargo del establecimiento asistencial, y este responderá, no por el incumplimiento de la obligación de seguridad, sino por el de la prestación principal a su cargo. Es allí donde adquiere relevancia la culpa del médico en el desarrollo del plan de conducta, pues esto último es lo debido por el ente asistencial, y será el nosocomio quien responderá en el marco del contrato, por su propio incumplimiento. Así las cosas, la prestación principal a cargo del nosocomio es el desarrollo del plan de conducta destinado a obtener la satisfacción del interés perseguido por el paciente, de forma tal que el incumplimiento de la prestación médica por parte del tercero ejecutor (médico) hará surgir la responsabilidad contractual del nosocomio”. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Minas, de Paz y Tributaria de Mendoza “B.D.J. c/ Clínica Francesa S. R.L. y otros/daños y perjuicios”, 06/02/2014.  
En síntesis, es amplia la jurisprudencia de todo el país, que acepta pacíficamente, que a los centros médico-asistenciales, por imperio del art. 2 primera parte, le es aplicable la ley 24.240 por ser proveedor de manera profesional en los términos del citado artículo, de un servicio médico asistencial y por lo tanto, a los médicos en cuanto dependientes de estas organizaciones, le es aplicable la ley de defensa del consumidor.

© Daniel Mendive Junio 29, de 2018. Mar del Plata, Argentina
Sin obra derivada - No comercial: El autor permite copiar, reproducir, distribuir, comunicar públicamente la obra, siempre y cuando se cite y reconozca al autor original. No permite generar obra derivada ni utilizarla con finalidades comerciales.

Comentarios

Entradas populares